Líquenes

Esta asociación simbiótica entre hongos y algas, nos puede informar de la calidad del aire, nos ayuda a conocer el avance del cambio climático global, nos puede ayudar en la prevención y tratamiento de enfermedades, además de, contribuir en el ciclo del nitrógeno, entre muchos otros servicios ambientales.

Viven en los ambientes más extremos y adversos, siendo los primeros en colonizar los nuevos hábitats disponibles, tales como los suelos expuestos luego del retroceso de glaciares, las rocas volcánicas, los árboles muertos, y, en general, los sitios con escasos nutrientes.

En BioMA hoy trabajamos en liquenología (estudio de los líquenes).